Email marketing: 4 consejos para que tu campaña genere resultados positivos

El correo electrónico sigue siendo una de las vías de comunicación más efectivas, debido a su potencial masivo en el mundo empresarial y de los negocios.

De hecho, las PYME que implementan una estrategia de email marketing, son potenciadas por la captación de leads e información valiosa de su target, ¡lo que significa un ROI considerable a largo plazo!

Aunque, claro, una campaña de email marketing no es solo hacer bulk mail (envío de correos masivo) o poner un formulario de suscripción en tu página web y esperar que la magia actúe.

Para que tu marca atrape esos potenciales clientes, ese público dispuesto a escucharte, comprarte y ser parte de ti, tienes que definir algunos aspectos principales de la campaña.

¡Aquí te dejamos 4 consejos fundamentales para que tu campaña de email marketing sea un éxito!

1. Define estrategia y contenidos

Si no sabes a dónde quieres ir, no empieces a caminar.

Tu campaña de email marketing debe tener unos objetivos bien definidos, claros, que sean realistas según la posición que tenga tu marca o negocio. Por eso, es buena idea alinear tu campaña con los objetivos de la marca, ya que todo debe funcionar en conjunto.

Si se trata de un negocio que apenas da sus primeros pasos, podrías enfocar la estrategia en captar leads y generar conversiones rápidas con ofertas tentadoras, mediante suscripciones: formularios, banners, publicaciones ingeniosas y muy creativas que llamen la atención.

Esto nos lleva a pensar en el tipo de contenidos y el formato que vas a usar en tu estrategia. Una plantilla adecuada puede significar un acercamiento adecuado a tu target.

2. La estructura en función del gancho

Hay aspectos que debes cuidar a la hora de diseñar tu estrategia de mailing. Hablamos de la estructura: presentación, contenido, pero también el tipo de lenguaje y destino.

Todo debe partir del gancho, que supone un 99.9% de éxito de tu campaña.

Debes ser sincero y conciso, pero a la vez no dejarte por fuera ningún detalle de interés sobre tu oferta, producto o servicio.

Para eso, se sugiere una estructura de email como la siguiente:

  • Asunto personalizado: Utiliza los datos de cada lead para personalizar un mensaje a su medida, comenzando por el asunto.
  • Títulos creativos: Debes llamar la atención y no soltarla hasta el final, desde el encabezado hasta la letra pequeña.
  • Contenido clasificado: Que el mensaje sea claro, segmenta por partes, toca sus intereses y ten en cuenta las necesidades de cada cliente potencial. Por algo han llegado a ti.
  • Visuales: El contenido visual vende muchísimo; fotos, carteles, videos, todo debe ir en función de armonizar el mensaje.

Por supuesto, la estructura debe complementarse con un lenguaje directo, personal, como una serie de pasos que el cliente seguirá hasta quedar convencido. ¡Todo a partir del gancho!

3. Test A/B, la mejor prueba de diseño

A lo mejor estás indeciso sobre qué ofrecer en primer lugar, o si el mensaje impactaría mejor de esta forma u otra.

¿La solución? Pruebas de diseño.

Un test A/B consiste en crear dos versiones para probar el funcionamiento de algo, así reduces el riesgo y despejas dudas sobre tu estrategia.

Crea dos versiones de tu campaña como modelo y envíalas a un selecto grupo de mails, puedes alternar el contenido visual, la presentación o la oferta específica que vas a lanzar.

Esto nos lleva justamente al siguiente punto, que es interpretar tu mejor opción con base en los resultados.

4. Todo por la conversión

Sin importar qué herramienta utilices para tu campaña de email marketing, interpreta los resultados de los informes para saber cómo es la respuesta de los usuarios.

Presta especial atención a las métricas de proporción de clics (CTR) y tasa de apertura, las cuales miden el número de usuarios que abre e interactúa con tu mail, lo que genera una conversión.

Pero también existen indicadores de cancelación de newsletter, tasa de SPAM y rebote, sobre los usuarios que no quieren seguir recibiendo tu contenido, no les ha atrapado o, sencillamente, no les llegó el mail.

Ahora que tienes en cuenta estos importantes consejos, seguro podrás implementar mejor tu campaña de email marketing a tu estrategia de marketing digital.
Recuerda que toda acción de la campaña debe tener seguimiento y analizar los resultados, ¡para así cometer menos errores en el futuro!

¿Lo quieres compartir?

Entrada anterior
Algunas tendencias de diseño web en 2020 que debes tener en cuenta
Entrada siguiente
COVID-19. Encerrados, ¡pero bien!
Menú